Kampal

La Inteligencia Colectiva, la Ciencia y la Tecnología, herramientas de colaboración, creación y aprendizaje colectivo.

Desde hace ya una década, experimentos con grupos de personas han demostrado la aparición de Inteligencia Colectiva (IC). Podemos definirla aproximadamente como la capacidad de un grupo de realizar tareas o tomar decisiones de manera más inteligente de lo que harían personas aisladas. En lo que aquí nos interesa esto tiene dos vertientes de altísimo interés.

 

  1. De las investigaciones se desprende que este trabajo grupal permite mejores soluciones que las obtenidas por personas individualmente.
  2. La participación en el proceso permite obtener no solo la solución a un problema, sino aprender cómo se resuelve, visualizar y aprender los procesos lógicos, mentales y sociales que se desarrollan para llegar a una mejor solución, y hace comprender a los participantes la fuerza de la colaboración.

 

Sin embargo, realizar este tipo de experimentos resulta una tarea compleja, sobre todo cuando se pretende obtener un entorno estimulante para los participantes, en el que las ideas se propaguen y evolucionen de forma adecuada con el fin de obtener mejores soluciones. Hay varios factores que influyen en el éxito de un experimento de IC, uno de ellos es el número de participantes, cuanto más elevado, más complejo resulta el sistema, otro factor es la aparición de Trolls o Fake News que distorsionan el resultado final, y, por último, y más importante, nuestra capacidad de colaboración y de aprendizaje.

 

En el caso A, sobre todo dentro del ámbito empresarial, las aplicaciones para el desarrollo de nuevas y mejores ideas de la Inteligencia Colectiva son inmensas. Cualquier proceso de creación de tecnología, de nuevos productos, de estrategias de comercialización, venta, mejora de calidad o de imagen, etc. puede ser abordado colaborativamente con IC, permitiendo el trabajo en equipo y la obtención de resultados potencialmente mejores que los obtenidos por el tradicional trabajo individual.

 

En el caso B, el foco principal de trabajo se pone en los centros educativos, las herramientas de IC permiten un trabajo profundamente colaborativo, donde muchos alumnos participan activamente de un mismo problema, aportando soluciones, interiorizando las de los demás, y desarrollando un proceso de aprendizaje altamente eficaz viendo el desarrollo del conjunto de ideas, con aportaciones colectivas que llevan a una mejor solución, haciendo que los participantes logren mejores soluciones, y comprendan el valor y la conveniencia del trabajo en equipo.

 

Tanto en el caso A como en el B, resulta necesario crear una dinámica de IC que ayude al conjunto de usuarios a conseguir las mejores soluciones, manteniendo en todo momento su libertad y autonomía en la aportación de ideas. En ambas opciones, el trabajo individual, es esencial en cualquier caso como parte integrante de la IC: ciertamente el trabajo individual y reposado es el punto de arranque para los procesos de IC; es decir: la IC no sustituye en absoluto el trabajo individual, lo que hace es, partiendo de él, continuar el proceso de mejora, creación, desarrollo, mejorando y rompiendo las limitaciones del trabajo aislado.

 

Podemos afirmar que la IC es un desarrollo nuevo que amplía y mejora el trabajo individual, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías de comunicación, y a los elevados conocimientos individuales en la sociedad moderna. Es esto lo que ha permitido la emergencia de este nuevo paradigma de Inteligencia Colectiva, como un salto cualitativo en la forma de pensar, idear, crear y aprender.

 

Kampal Data Solutions, ha participado recientemente en diferentes experimentos científicos cuyos resultados se publicarán en breve con un gran número de personas (hasta 2000), de cara a resolver diferentes tipos de problemas de forma colectiva. La aportación de Kampal en la forma de desarrollar los experimentos de IC supondrá una mejora cualitativa de las soluciones finales, ya que, mediante la aplicación de diversos modelos físicos y morales, la eficacia del grupo de personas aumenta de forma considerable, permitiendo resultados óptimos. Los experimentos desarrollados hasta ahora por Kampal podemos agruparlos en tres categorías:

 

Propuestas de mejora para organismos internacionales: Durante la cumbre COP25 centros de toda España propusieron sus medidas para paliar el cambio climático y mejorar el uso y gestión del agua; hubo miles de propuestas diferentes, que poco a poco convergieron a una final, que contenía recomendaciones de gran calado, algunas de ellas aceptadas en la cumbre europea del agua de 2019.

 

Análisis Moral de actividad de jóvenes en las Redes: se planteó un caso de uso indebido de Imágenes personales en Redes sociales, para estudiar la visión del problema por unos mil alumnos. Tras una lluvia inicial de ideas, muchas de ellas moralmente reprochables, muchos alumnos fueron aprendiendo del resto, de su entorno, cuáles eran las actitudes correctas, sumándose en general a ellas; se produjo un proceso de aprendizaje moral importante.

 

Pruebas Académicas (matemáticas): En este caso se planteó un problema de matemáticas standard común. Tras el periodo de reflexión inicial, sólo unos pocos habían resuelto una parte significativa del examen. Con la incorporación de los procesos de IC una avalancha de alumnos se incorporaron al proceso de discusión, de aportar o compartir ideas, logrando que un elevado número participase activamente, y que además las soluciones fueran mejorando significativamente en el tiempo, obteniendo finalmente una solución perfecta al final. Es de destacar en ese caso la aparición de “fake new”, es decir soluciones aparentemente correctas, que podían inducir a error a los alumnos por su parecido con la correcta, y que inicialmente se propagaron por el sistema, pero que finalmente fueron desestimadas y desaparecieron en aras de la solución correcta.